crear una pagina internet diseño web Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spa en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable

Perenne


Las propiedades inalterables del acero inoxidable otorgan a las piscinas así construidas una longevidad muy superior a la de los equipos clásicos. En Austria como en Alemania, existen piscinas en funcionamiento desde hace cerca de 40 años sin que su aspecto se haya alterado en lo más mínimo, ni que hayan sido necesarias obras importantes de reparacción


Evolutivo


Las piscinas en acero inoxidable se prestan más fácilmente a la evolución y a la ampliación - siempre y cuando se disponga de terreno - mediante el soldado de nuevos elementos o una nueva parte de vaso a un vaso existente. Operación que contribuye también a la longevidad de un equipo.


Ecológico


El acero inoxidable es un material reciclable y reciclado. Hoy en día, las consideraciones medioambientales deben tenerse en cuenta en todo nuevo proyecto de construcción. Las condiciones de trabajo de los obreros durante la construcción son más fáciles y confortables. El consumo de agua se reduce, debido sobretodo a la ausencia de fugas que ocurren en las construcciones tradicionales.


Un coste adicional despreciable para un ahorro sustancial de mantenimiento


La solución del acero inoxidable está destinada a imponerse como lo ha hecho ya en Alemania y en Austria. La construcción puede representar un 2% del total de la obra, lo que es despreciable si se tiene en cuenta el ahorro que produce en mantenimiento: además, este coste adicional debería bajar, incluso desaparecer. Las ventajas son numerosas: en la obra el control es mejor, gracias al trabajo de preparación en taller, hasta el mantenimiento que no representa más que un coste residual, sin contar con el ahorro de energía y de consumo de agua.