hacer paginas web diseño web Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spa en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable

Longevidad y mantenimiento reducido

Como consecuencia directa de las cualidades propias de este material, el mantenimiento de una piscina en acero inoxidable es más simple para una mayor durabilidad.

Un material resistente


El acero inoxidable es un material que no envejece, su aspecto no se altera. Su resistencia a la corrosión se basa en la formación de una capa pasiva, protectora, auto-regenerante en la superficie del material. Si se respetan las instrucciones simples de mantenimiento que garantizan la no-destrucción de esta capa protectora, el material ofrece una longevidad natural excepcional y la experiencia prueba que puede ser, al menos, de 40 años mínimo.

Cabe destacar que el respeto de reglas simples desde la concepción del proyecto, favorece, en gran medida su longevidad:

·Es primordial la elección del diseño del vaso como los equipos. En ningún caso debe favorecer la creación de depósitos o de acumulación que pueda ser el comienzo de corrosión. Se recomienda utilizar solamente perfiles cerrados, evitar los ángulos agudos, preferir los redondeados y tratar las juntas/soldaduras en consecuencia:

·Es esencial que las partes en acero inoxidable expuestas a aerosoles y proyecciones de agua tengan acceso facil para los técnicos cuando se hagan operaciones de mantenimiento.


Mantenimiento regular


A diario, la limpieza de las superficies en acero inoxidable es muy simple, pero es imperativo que este mantenimiento sea cuidadoso y regular.Especialmente el de las piezas fuera del agua y el de las situadas en el límite agua/aire que pueden estar sometidas a un medioambiente más agresivo:

Al secarse, las proyecciones de agua de piscinas pueden crear en la superficie de estas piezas zonas con fuerte conctreación de iones de cloruro, a menudo punto de partida de la corrosión. Enjuagar diariamente con agua natural todos estos elementos permite evitar que aparezca una coloración ocre o marrón.

Cuando aparezcan suciedades bien delimitadas sobre el metal sumergido, deben eliminarse rápidamente.

Deben utilizarse solamente productos adaptados para la limpieza de superficies en acero inoxidable. Estan prohibidos los siguientes productos corrientes de mantenimiento a base de cloro:

·Limpiadores que contengan ácido clorhidrico (salfuman etc...)

·Productos blanqueadores como la lejía.


Mantenimiento anual


Todas las piscinas públicas deben vaciarse y limpiarse regularmente, la limpieza concierne a los vasos, pero también los canales de distribución de agua: en esta ocasión, se inspeccionan las paredes, se verifican los filtros, se controlan las llegadas y salidas de agua, etc...

Esta operación debe efectuarse de acuerdo a las instrucciones suministradas por el fabricante, con ayuda de productos compatibles con el acero inoxidable. En ausencia de posibles fisuras y de desarollo bacteriano sobre las chapas como sobre las soldaduras, la operación es en general de corta duración, reduciendo así los periodos de cierre.


Simplificación de la invernada de piscinas al aire libre


Una piscina en acero inoxidable situada al aire libre puede ponerse rápidamente en invernada.

Es posible dejarles el agua durante todo este periodo sin que haya que tomar medidas particulares, salvo las piscinas con una profundidad inferior a 50 cm que deben vaciarse y limpiarse.

Las heladas no dañan las superficies del acero inoxidable, al contrario de lo que ocurre con el embaldosado. Debido a la conductividad térmica del material, el hielo que podria formarse, se derrite al contacto con el metal y no permite que se establezca una sobre presión capaz de deteriorar las piscinas.