diseño web crear una pagina internet Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spa en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable
Piscinox:Piscinas y Spas en Acero Inoxidable

Una aleación muy resistente


El acero inoxidable es una aleación de acero que contiene, como mínimo, un 10,5% de cromo, máximo un 1,2% de carbono y otros elementos como níquel y molibdeno, gracias a los ciales presenta una excelente resistencia a la corrosion.

Según los componentes que lo constituyen y sus porcentajes relativos, el acero inoxidable se denominará ferrítico, austenítico, austeno-ferrítico (duplex) o martensítico.


Un material totalmente compatible con la utilización en piscinas


La gama de los aceros inoxidables cubre hoy en día el conjunto de necesidades asociadas a las aplicaciones en piscina: Vaso (incluida cabecera de vaso, canaleta de desbordamiento, separadores...), escaleras, trampolines, plataformas de salida, pero también sistemas de distribución de aguas...

Las calidades utilizadas son en su mayoría de tipo austenítico. Para algunas aplicaciones en medios más rigurosos como la hidroterapia, se puede recurrir a calidades con propiedades más reforzadas, como los dúplex y súper-austeníticas.


Un material perenne


El acero inoxidable es un material perenne, su aspecto no se altera y su mantenimiento es simple. Soporta sin daño las variaciones de temperatura autorizadas para esta aplicación.

El riesgo de que se fisuren las chapas (y haya fugas) es casi nulo.

Este material se ofrece como una alternativa óptima frente a la solución tradicional.

Es posible que los costes de compra sean ligeramente superiores, pero los costes de explotación serán menores. Si se tiene en cuenta el ciclo de vida de la instalación, el rendimiento de inversión es ventajoso.